El día que tumbaron los árboles.



El día que tumbaron los árboles me despertó el retumbar de su caída contra mi ventana. Yo que tanto los he amado, que tanto los he admirado y disfrutado desde que llegué aquí no pude hacer más que apenarme. Es por su bien, me dijeron. No cumplen la normativa anti-incendios, me aseguraron. Si viene una inspección nos multarán por su culpa, fue la vergonzosa verdad que no soltaron.

Los árboles cayeron -dos, tres, cinco, diez, los suficientes y uno o dos más por si acaso-, el duro trabajo de toda una mañana, y en quince minutos se llevaron a rastras quién sabe cuantos años de paciente labor de la naturaleza.

Desde entonces por aquí hemos sentido unos pocos cambios. El sol pega fuerte, no ya dos o tres horas como antes, sino casi toda la jornada. Saludamos a vecinos que nunca habíamos visto, y hasta sabemos qué tienen para cenar en sus mesas. De noche, nos llega el ruido interminable de una carretera que no sabíamos tan cercana. 

El paisaje ha cambiado. Es triste pero no del todo feo: el gran vacío termina en una bonita vista de las cimas azules de la Sierra de Collserola.

__________________________________________
Licencia de Creative Commons  Diario de la Pelusa es un blog escrito por Elena Brito (Pelusa) y está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Comentarios

  1. Hola
    Me llamo Carla y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes, te felicito!. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: mendezcarla90@gmail.com
    Carla.

    ResponderEliminar
  2. Compré la casita donde vivo ahora como una inversión... cuando la vi rodeada de bosque, sembradíos de maiz y árboles maravillosos decidí cambiarme a ella aún cuando queda muy lejos de la ciudad...

    frente a mí tenía 3 árboles inmensos llenos de pájaros en el día y búhos por las noches... en verano mis ojos veían kilómetros de girasoles y margaritas interminables... en invierno una niebla intimidante que guardaba su secreto de naturaleza...

    los constructores del fraccionamiento sabían que yo defendía los árboles como fiera y se los hice saber...

    ... un domingo que yo no estaba y que no trabajan las autoridades ambientales (que no hubieran hecho gran cosa) acabaron con el paraíso... cuando llegué a mediodía, la rabia y el dolor me mataron... y me las quedé adentro... las máquinas acabaron con todo...

    no me puedo recuperar... hace dos años de eso y es fecha en que no soporto asomarme por la ventana.

    Muy seguido... siento vergüenza de pertenecer a esta especie... ningún avance tiene valor si no aprendimos antes a respetar a la Tierra.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, don Mau! Que historia tan triste!! Yo en tu lugar hubiera terminado cambiandome de casa para no verlo asi. Aca no los quitaron todos, por suerte, pero los que quitaron estaban casi tocando mi ventana. Eran preciosos!
      Yo tambien me averguenzo, Mau. No podria ser de otra manera. :(
      Besos!

      Eliminar
  3. A mí también me gustan los árboles y la vegetación, por donde vivo hay muchos árboles, pequeños y grandes, estos últimos con sus ramas tocan los cables conductores de electricidad, por esa razón son podados continuamente, para evitar problemas graves, da tristeza ver las ramas por los suelos, pero si con eso están protegiendo las vidas de quienes están en el área, pues no queda más que aceptar esos "sacrificios" :)
    En cuanto a tu experiencia de tener otro paisaje y escuchar y ver otras cosas, me recuerda una frase de R. Tagore, que me ha acompañado desde que tengo uso de razón, "si lloras porque el Sol se ha ido, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas".
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miriam, a mi lo que me indigna (ademas, claro esta, de la pena por la vida de los pobres arboles) es que este edificio lleva aqui 5 años y solo ahora, cuando un verano especialmente caliente incendio varias zonas de la peninsula, solo ahora que las autoridades han apretado para que se cumplan las normas, es que los responsables se preocupan. No lo hacen por protegernos, lo hacen para ahorrarse la posible multa si los sorprenden.
      Por otra parte, como digo en el texto, no puedo decir que el nuevo paisaje sea feo, no lo es. De hecho, me gusta mucho que ahora podamos mirar a lo lejos y refrescar asi la vista de tenerla tanto tiempo fija en la pantalla. Solo que ahora todos es mas caliente por el sol que nos impacta durante mas horas, y que probablemente sera mas frio en invierno, por el ancho corredor que han abierto ahora para el viento.
      Los lloro, porque son seres vivos que nos ayudaron y protegieron mucho, del sol, del viento frio... y les pagamos cortandolos sin mas. Pero a todo se adapta el hombre, lo se. Y yo tambien me adaptare.

      Besos!!!!!

      Eliminar
    2. Por cierto, esa frase de Tagore me acompaña hace mucho tiempo tambien. Es muy cierta!

      Eliminar
    3. Es que no se puede negar la tristeza que da ver los árboles caídos, hechos leña :( si yo sólo con ver las ramas por los suelos me entristezco, ya con árboles enteros me pongo a llorar, tienes razón en cuanto a las razones de quienes los cortaron, y lamento mucho que ya tengan sombra ni protección, un abrazo fuerte de consolación.
      Me alegra compartir contigo la frase de Tagore :D

      Eliminar
    4. Me comí la palabra no :P lo correcto es "lamento mucho que ya NO tengan sombra ni protección..." ;)

      Eliminar
    5. Es que cuando son solo ramas, como tu decias antes, no importa, hasta se agradece (aunque cuando los ves cortando lo menos que parecen son jardineros, la verdad.) Cuando la preocupacion es sincera, se agradece, pero si les hubieramos preocupado sus inquilinos de verdad los hubieran quitado desde el principio.
      Y no te preocupes, ya me voy acostumbrando. El paisaje que se ve ahora es bien bonito. La suerte es que ahora ya viene el otoño y luego el invierno.
      Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario